domingo, 14 de diciembre de 2014

MARIONETA CUENTO DE CAPERUCITA ROJA

Una marioneta divertida para contar uno de los cuentos más clásicos "CAPERUCITA ROJA".
Nos puede servir como un regalo para estas Navidades.
















 
 
Y aquí una breve descripción de como se hace:
 

 
Y para terminar puedes contar el cuento "suavizado" paro no tener que andar hablando de comerse a caperucita, a la abuelita... y que el lobo no se muera.

CAPERUCITA ROJA "LIGHT"

Había una vez una niña llamada Caperucita Roja. Su madre, le había hecho una capita con una caperuza roja para que no tuviera frío y como a la niña le gustaba mucho la llevaba puesta casi todos los días, por lo que todo el mundo la llamaba así.
Un día, la mamá de Caperucita la mandó a casa de su abuelita porque estaba enferma, para que le llevara en una cesta con tortitas, mantequilla, pan y miel.
Su mamá le dijo: no te apartes del camino de siempre, ya que en el bosque hay lobos y es muy peligroso.
Caperucita iba cantando por el camino que su mamá le había indicado y , de repente, se encontró con el lobo y le dijo:
-Caperucita, Caperucita, ¿dónde vas tu tan bonita con esa caperuza?.
-A casa de mi abuelita a llevarle tortitas, mantequilla pan y miel.
-¡Vamos a hacer una carrera!- Le dijo el lobo
-Te dejaré a ti el camino más corto y yo el más largo para darte ventaja.
Caperucita aceptó pero ella no sabía que el lobo la había engañado.
El lobo llegó antes a la casa de la abuelita y la escondió en el baño.
Cuando Caperucita llegó, llamó a la puerta:
-¿Quién es?, dijo el lobo vestido con las ropas de la abuelita.
-Soy yo, dijo Caperucita. Pasa, pasa nietecita.
Cuando Caperucita vio a su abuelita se sorprendió con su aspecto:
-Abuelita, qué ojos más grandes tienes, dijo la niña extrañada.
-Son para verte mejor.
-Abuelita, abuelita, qué orejas tan grandes tienes.
-Son para oírte mejor.
-Y qué nariz tan grande tienes.
Es para olerte mejor.
-Y qué boca tan grande tienes.
¡Es para comerte mejor! Y cuando se iba a abalanzar sobre ella…
Se oyeron un par de tiros de un cazador que estaba cazando en el bosque, el lobo se asustó y salió corriendo. Caperucita empezó a llamar a su abuelita hasta que la encontró muy asustada en el baño. Se abrazaron y salieron al jardín para comer todas las cosas que había traído caperucita.
Caperucita después de este susto aprendió la lección y nunca jamás volvió a desobedecer a su mamá.

Y colorín colorado este cuento se ha acabado.


3 comentarios:

  1. Lo comparto en mi .facebook vero4casa
    Saludos Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por vuestros comentarios.
      Un saludo y buen fin del 2014

      Eliminar